Capítulo 3: Barcelona, la ciudad de las malas prácticas (nuestras)

NOTA: Hay muchísimas referencias a ‘Todo sobre mi madre’. Ustedes disculparán el fanatismo. 

Nos despedimos de Lisboa alegres de haber estado ahí, felices por conocer un nuevo lugar, pero tristes de irnos. Creo que a eso le llaman ‘saudade’.

Llegamos en la tarde al aeropuerto para tomar el avión que nos llevaría a Barcelona. Estaba muy emocionada porque en la pasantía que hice en el Museo de San Ildefonso durante la exposición de Gaudí, me enamoré de la arquitectura y juré que tenía que verla en persona. Además, los tres tan fans que somos de Almódovar, teníamos que pisar la Barceloneta y todos los lugares de Todo sobre mi madre.

Llegamos al módulo de Vueling, sacamos los pasaportes y Lucía… no encontraba el suyo. Cuando Paco le dijo a la señorita de la aerolínea que Lu no encontraba su pasaporte, puso cara de ‘ya se chingó’. Nos hicimos a un lado en lo que la afectada sacaba todo el contenido de su maleta. Afortunadamente lo encontró en el fondo de la misma y pudimos respirar (más ella que nosotros).

El vuelo fue tranquilo aunque llegamos bastante tarde, como a las 11. Y en lo que nos dieron las maletas, salimos del aeropuerto y llegamos a Plaza Cataluña nos dieron la 1 am. Aquí es donde empiezan las dos estafas que nos bajonearon…

Primera. A pesar de que el hotel estaba muy cerca (como a 10 euros de distancia), el taxista nos dio un tour nocturno que costó 18 euros. Se encargó de dar la vuelta por Port Vell, el Monumento a Colón, la Plaça Duc de Medinaceli, hasta llegar a Montjuic, donde estaba nuestro hotel.

Segunda. Hostal Barcelona es un pinche hotel de porquería. A pesar de que tienen colgadas en la página fotos de los cuartos (http://www.barcelonahostal.com/) las habitaciones son un COCHINO FRAUDE.  Digamos que los lugares de las fotos sí existen, pero sólo dos están remodeladas, todas las demás están horribles y sucias. En Tripadvisor (¡cómo no leímos antes!) decía que hasta reportes de robo tenía el lugar. Aunque estábamos muy enojados y frustrados (veníamos del maravilloso y feliz hostal de Marck) nos consolamos pensando que sólo estaríamos tres días ahí.

Lo que siguió estuvo más bonito (sí y no).

Bajamos a desayunar y nos encontramos con un restaurante llamado Can Pepe (después descubrimos que en Barcelona todo se llama Can, creo que significa ‘casa’). A pesar de que en Europa no se estila desayunar fuerte, ahí tenían paquetes de comida bastante copiosos, como a la gringa, así que desayunamos maravillosamente y nos encaminamos a Plaza Cataluña. En Port Vell (que significa Puerto Viejo) nos encontramos con la ruta del turibús que, igual que en Lisboa, valía mucho la pena porque casi puedes recorrer toda la ciudad por relativamente poco. Pero nos subimos hasta el segundo día.

Durante el primero caminamos muchísimo por Port Vell, la Rambla (donde al final, está La negra flor) la Barceloneta, el Barrio Gótico y el museo de Picasso. En la Barceloneta nos paramos justo frente al Hospital del Mar, donde Manuela le cuenta a Rosa que tenía un chiringuito y Lola le ponía el cuerno. Creo que nos tomamos foto pero no estoy segura.

De ahí, caminamos hasta una heladería que que tenía sabor crema catalana (entre limón, vainilla y ¡mmm!). El Barrio Gótico es lo más bonito, hay gárgolas por todos lados y está la Catedral de Barcelona donde Lucía prendió velas a quién sabe cuántos santos. Yo sólo le prendí vela a Santa Rita y a una santa que era la patrona de los partos para que mi hermanita le diera la bienvenida a Bruno con todo bien. 

(PARÉNTESIS. CUANDO ME FUI, MI HERMANA ESTABA A DÍAS DE PARIR. DE HECHO, NO ESTUVE EN EL NACIMIENTO DE BRUNO 😦 ]

A pesar de que ya estábamos muy cansados, no queríamos regresar al hotel feucho, así que tuvimos la excelente idea de tomarnos unas cervezas cerca del hotel. Resultado: terminamos medio pedos (o muy), Lucía le tiró encima una cerveza a Paco, nos acabamos la cajetilla que estábamos administrando con recelo y al otro día estábamos crudos y cansados.

😦

Por lo tanto, cuando tomamos el Turibús al otro día, bajábamos a turistear casi por obligación. Hicimos poquitas paradas: en el Pueblo Español, donde están concentrados todos los tipos de arquitectura que hay en España (y donde se nos perdió Lucía por andar comiendo y chupando de a gratis), en La Sagrada Familia y en el Paseo de Gracia. Yo quería ir a Parc Güell para ver la víbora de mosaicos, pero mi falta de fuerzas rebasaron mi deseo de bajar.

La Sagrada Familia es impresionante. Aún con el pequeño detalle de que hay una fila gigantesca, cobran carísimo (como 13 euros) y hay muchísima gente, TODO vale la pena al entrar. Si por afuera es impresionante, por dentro es una explosión de diseño, columnas y formas geométricas inspiradas en la naturaleza. Prácticamente no se puede abarcar con la mirada todos los detalles que hay. Y eso sólo por adentro; por afuera está llena de referencias a pasajes específicos de la vida religiosa. Es de verdad una obra maestra.

Cuando salimos, vimos que el Turibús estaba llegando a la parada, así que corrimos porque se tardaba mucho en arribar. De repente, Paco que iba adelante de mí, me pregunta ¿y Lucía? Yo todo el tiempo creí que iba atrás de mí, pero no, simplemente la habíamos dejado. Nos asomamos a la calle y lo único que alcanzamos a ver fue la manita de Lu diciendo adiós.

Por supuesto, en la siguiente nos bajamos para esperar a que llegara.

Después seguimos el tour normal sin bajarnos. Yo estaba tan cansada (y cruda) que me quedé dormida casi todo el camino y sólo desperté en el estadio olímpico, en el Camp Nou (mejor y erróneamente conocido como Nou Camp) y uno que otro punto de interés.

Cuando llegamos a Plaza Cataluña de nuevo, tuvimos que hacer una escala técnica para ir al baño. Quiero acotar que, esto lo escribo, porque encontrar el baño en El Corte Inglés es realmente una odisea: nadie sabe dónde es (unos dicen que en el primer piso, otros que en el mezzanine), las señalizaciones son las peores del mundo y encima es un relajo preguntar porque, aunque en México todo el mundo entiende que es un ‘baño’, allá creo que es grosero. Entonces no sabíamos si preguntar por los aseos, el baño, los lavabos o ‘eselugardondeunohacepipíyloqueseofrezca‘.  

Por si se lo preguntan, el baño está en el sótano.

A pesar de los contratiempos la pasamos bien y comimos estupendamente. Mucha paella, jamón ibérico, empanadas, vino, helado de crema catalana, cerveza y fiambres. Yo que estoy bastante familiarizada con la comida española, gracias a mi abuela, no tuve queja alguna.


 

Cuando digo que Barcelona es la ciudad de las malas prácticas, me refiero a lo siguiente (si van de viaje, experimenten en cabeza ajena, por favor):

1. En cuanto al hotel, debimos meternos a Tripadvisor o cualquier sitio donde se emitan opiniones respecto a los bienes y servicios que uno adquirirá. Estamos en una época en la que se puede obtener información donde sea, así que dejarse llevar por las fotos (y por la emoción) no está bien. Lo resiente el bolsillo en un momento vital para cuidar el dinero.

2. Lo del taxi, aunque fue algo que no podíamos evitar (igual en México se encajan con los turistas), sí pudimos prever trazando una ruta en transporte público antes, incluso, de viajar. Para eso existe Google Maps, pues.

3. Si ya se van a tomar la molestia de ahorrar un año para cruzar el pinche océano, es vital estar todo el tiempo con los cinco (o seis) sentidos conectados. Es decir ¡NO SE PONGAN PEDOS POR AMOR DE BABY YISUS!  La verdad es que no disfruté Barcelona como quería porque estaba entre cruda y atropellada; si van a vivir la experiencia, háganlo bien.

4.  Asegúrense de que su celular, cámara, tableta o con lo que vayan a tomar fotos esté correctamente cargado. Tengo poquitas fotos de Barcelona porque a mi celular se le bajó la batería y no encontraba cargador.

Continuará…

(En el siguiente episodio: casi perdemos el avión a Roma, creemos que Roma es una señora copetona, llegamos al Pantitlán italiano, vemos un robo y ¡nace Bruno!)

2013-09-08 16.20.36

Barrio Gótico

2013-09-08 16.20.23

Barrio Gótico

2013-09-08 15.26.39

Port Vell

2013-09-08 15.26.24

Port Vell

2013-09-08 13.46.24

La Barceloneta

2013-09-08 15.06.06

Anuncios

One comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s